SISTEMA DE INFORMACIÓN EN LÍNEA
DE PRECIOS DE COMBUSTIBLES
EN ESTACIONES DE SERVICIO
 
   
El Mercado de los Combustibles Derivados del Petróleo en Chile

El mercado de los combustibles derivados del petróleo en Chile comprende las etapas de importación, refinación, almacenamiento, transporte y distribución minorista. Este mercado no está sujeto a regulación de precios en ninguna de sus etapas, es decir, existe libertad de precios desde la importación hasta la venta a los consumidores finales en estaciones de servicio u otros puntos de consumo.

Chile es un país importador neto de petróleo crudo. La Empresa Nacional del Petróleo, ENAP, es la única entidad importadora y refinadora de crudo en el país. Los combustibles refinados por ENAP, así como aquellos que importa en forma complementaria, son comercializados con las diversas compañías distribuidoras mayoristas, algunas de las cuales también realizan importaciones directas de estos productos.

Los combustibles derivados del petróleo son considerados un commodity, esto es, productos relativamente homogéneos a nivel mundial y que pueden comerciarse con facilidad en diferentes mercados, siendo los mercados más profundos y líquidos los que definen los precios a que se transan estos productos internacionalmente y luego en los mercados locales. Para el caso de Chile, se estima que el mercado relevante es el de la Costa del Golfo de Estados Unidos. Los mercados internacionales de combustibles tienen gran volatilidad en el precio, incluso dentro de un mismo día, produciéndose a veces variaciones importantes semana a semana.

ENAP tiene como política comercial vender sus productos refinados a los distribuidores mayoristas al precio de paridad de importación, esto es, al costo que significaría su importación directa desde el mercado relevante. Similar costo enfrenta cualquier otro importador de combustibles para su posterior uso o comercialización y la misma ENAP cuando realiza importaciones complementarias. La paridad de importación se valoriza en dólares, por lo que el precio mayorista está sujeto a la volatilidad del tipo de cambio.

Por su parte, las compañías distribuidoras mayoristas almacenan, transportan y comercializan libremente sus productos hasta los puntos de consumo, los cuales pueden ser instalaciones industriales, terminales privados de transporte o distribuidores minoristas que expenden combustibles a público en estaciones de servicio (gasolinas de 93, 95 y 97 octanos, petróleo diesel y kerosene, y también en algunos casos se expende gas natural comprimido y gas licuado de petróleo para uso vehicular).

Cabe señalar, que el mercado minorista de combustibles a nivel nacional está estructurado de manera tal que la mayoría de las estaciones de servicios operan bajo la marca o bandera de las cuatro principales compañías mayoristas (Copec, Shell, Petrobras y Terpel), ya sea porque éstas son dueñas de dichas estaciones o porque las mismas son de propiedad de terceros que expenden con la bandera de su distribuidor bajo diversas modalidades contractuales, como consignatarias o concesionarias, entre otras. Existen también distribuidores mayoristas de menor tamaño que son propietarios de un número relativamente pequeño de estaciones de servicio, así como también hay estaciones de servicio completamente independientes de las compañías mayoristas.

Finalmente, los distribuidores minoristas que operan estaciones de servicio definen libremente el precio de venta a público de los combustibles que expenden, en función de sus costos y/o los acuerdos contractuales con sus proveedores mayoristas. El precio a público de los combustibles incorpora además el impuesto al valor agregado (IVA) y el impuesto específico a los combustibles. Este último afecta a los combustibles para uso vehicular (gasolina, petróleo diesel y gas natural comprimido y gas licuado). Por último, el kerosene no está afecto a impuesto específico pero está sujeto al mecanismo de estabilización contemplado en la Ley N°19.030, que crea en Fondo de Estabilización de Precios del Petróleo.